La alimentación variada es fundamental

Un niño pequeño presentaba dolores articulares. El equipo de MSF en el sitio, junto con un radiólogo, pudo diagnosticar y tratar al niño.

Un niño de tres años, que pesa 7 kg (el peso normal a esa edad es de 14 kg) y procede de un país del Medio Oriente, ingresa a un proyecto de MSF que se enfoca en la desnutrición en niños menores de cinco años.


Después de una caída dos meses antes de ingresar al proyecto, el niño deja de caminar. La abuela indica que el niño está afiebrado a menudo y que tiene ambas rodillas adoloridas e hinchadas. No presenta otra molestia.


En la evaluación física, se observa que el niño está gravemente desnutrido y anémico. Las rodillas están exactamente como la abuela las ha descrito. No se descubren otras condiciones físicas notables, en particular, no hay otras articulaciones hinchadas. Después de iniciar el tratamiento con antibióticos por una posible infección ósea, la fiebre desaparece; sin embargo, el niño seguía rehusándose a caminar.


El equipo toma varias radiografías, pues sospecha de deficiencia de vitamina D (raquitismo). Como todos sabemos, esta enfermedad se presenta debido a la ausencia de exposición a la luz solar, pero no es infrecuente en niños que participan en nuestros proyectos en el Medio Oriente. El equipo examina la sangre para verificar los niveles de calcio y vitamina D, y aún se esperan los resultados.


Existe una duda, sin embargo: el niño no presenta las muñecas hinchadas, que es muy común en raquitismo avanzado, y el equipo se pregunta, con razón, si quizás todo se deba a una enfermedad reumática juvenil. Esta es la forma de inflamación más común de las articulaciones (rodillas) en niños menores de 16 años, pero las anomalías radiológicas usuales en la enfermedad reumática están sospechosamente ausentes.


El caso es publicado y recibido por la Dra. Michelle Fink, radióloga ubicada en Australia, quien, a menudo, participa en casos de radiología pediátrica complicados. Ella confirma que los hallazgos son bastante inusuales y que nunca antes los había visto en su larga carrera profesional. Ella informa la exclusión de raquitismo.


Se observa una extraña línea de fractura en la parte inferior de la pierna derecha, de un tipo que no sucedería luego de una simple caída en un niño por lo demás saludable. Ella observa descalcificación de los huesos, pero hay otros hallazgos más inusuales. Michelle resuelve el caso con una búsqueda exhaustiva en literatura médica en línea.


Aunque no existía la radiología en la época en que esta enfermedad era común y ocasionó la muerte de dos millones de marinos, las imágenes son típicas de escorbuto (deficiencia de vitamina C). Como seguramente todos sabemos gracias a nuestro profesor de historia, la deficiencia de vitamina C se debe a la falta de consumo de alimentos frescos por un periodo de tiempo prolongado.


El equipo examina rápidamente al niño nuevamente, pero no puede detectar el otro síntoma conocido del escorbuto: encías enrojecidas, hinchadas o sangrantes.


Aun así, luego de suministrarle una gran dosis de vitamina C, el dolor de rodillas desaparece en unas semanas, y el niño empieza a caminar nuevamente.


Por: Dr Jaap Karsten

Skip to content
This site is registered on wpml.org as a development site.